¿Cómo valorar una startup? Guía rápida para valorar empresas emergentes

por | Jun 26, 2018 | Opinión

La valoración de una startup es un asunto complicado. Éstas viven en un mundo sumido en la duda, en incógnitas constantes. Normalmente, las startups que buscan financiación no tienen un histórico de datos suficiente como para poder realizar una valoración de la empresa con métodos tradicionales. 

Por lo tanto, en un mundo como es el de las startups, en el que cambian todas las reglas del juego en periodos de meses, existen una serie de técnicas específicas que se pueden aplicar para valorar aproximadamente en cada estado de la misma.

 

Valorar… ¿para qué?

Lo primero que hay que tener claro es que la valoración de una startup se realiza con la intención de obtener una cierta cantidad de financiación a través de la inversión. En entradas anteriores ya os hablamos de las distintas maneras que existen para obtener financiación para una startup. Una de las modalidades más comunes es que un inversor adquiera un cierto porcentaje de la empresa a una  cantidad de dinero concreta.

 Al hacer esto, tanto la startup como el inversor buscan obtener un beneficio, ya sea en forma de retorno de inversión por parte del inversor como por parte monetaria y de know-how por parte de la startup.

 Pero para atraer a los inversores, es necesario presentar un prospecto del futuro de la misma, así como su plan de negocio, con números basados en planes realistas e hipótesis fundamentadas.

¿Cómo valorar una startup?

Método Berkus

El primer método para valorar una startup es el de “Berkus”, escrito por Dave Berkus, inversor en más de 140 compañías.

Este método busca realizar una tabla en la que se estipularán una serie de “hitos” o pasos clave en una startup y que, al completarlos, añadirán valor a la startup.

 Algunos ejemplos de esto son: tener una idea sólida, un prototipo en el mercado, la experiencia de los fundadores, las relaciones estratégicas con actores relevantes del sector, etc.

Aunque los valores que ofrece Berkus están muy basados en el negocio americano, subyace una idea detrás que es la valoración por tablas de una startup, que ajustándose al mercado en el que se valore la empresa permite hacer una primera valoración muy rápida y sencilla de una startup en base a lo que haya conseguido.

El método de Bill Payne

Este método se encarga de comparar la startup con otras referencias del sector. Se encarga de asignar una serie de criterios como la oportunidad, el producto, etc. y asignarles un peso específico.

De esta manera, se obtiene un factor que permite corregir la valoración pre-money de la startup. El único problema de emplear este método de valoración es encontrar una empresa emergente con el suficiente desarrollo en el mismo sector como para poder aplicarlo correctamente.

El método por descuento de flujos de caja

Este método está ampliamente cubierto en las escuelas de negocio y es una manera de valorar las startups siguiendo medios más tradicionales. Se basa en calcular la valoración de una empresa mediante el flujo de fondos libres, que viene a ser el dinero que genera el negocio independientemente de la manera de financiación elegida.

 Para ello, se debe partir de las proyecciones del plan de negocio a un plazo de 2-3 años. Puedes encontrar más información sobre este método en este enlace.

 El problema al que se enfrenta a la hora de valorar una startup, es que hace falta un plan de negocio sólido y a largo plazo, lo cual es contradictorio con la filosofía de la mayoría de startups. No es un método eficaz para realizar valoraciones en fases tempranas, en las que tiene más peso el equipo que lo funda y la viabilidad de la idea que la ejecución de la misma (por no haber tenido la oportunidad de realizarla)

Necesidades de financiación

Normalmente, una de las maneras más sencillas de valorar una startup es emplear una simple regla:

 ¿Cuanto dinero necesito?

¿Cuanto % de la empresa estoy dispuesto a ceder?

 Si una empresa necesita 100.000€ y está dispuesta a ceder el 10% de la compañía, estará realizando una valoración de la empresa efectiva de 1.000.000€, que sería lo necesario para adquirir el 100% de la compañía.

 Este método es muy sencillo y permite hacer valoraciones rápidas de las startups, lo que explica que se valore el porcentaje a ceder de una empresa a la hora de negociar una ronda de inversión.

¿Qué método emplear?

No hay una respuesta correcta a esta pregunta, esto dependerá mucho del estado de la startup, así como de si tienen producto en el mercado, la antigüedad, ventas, métricas, etc…

Pero, en general, cada “bussiness angel” tendrá un método predilecto y lo empleará según su criterio y experiencia personal.

 Lo importante es recordar que, sea el método que sea, hay que hacer una valoración en base a pruebas lo más objetivas posibles, con el fin de no crear valoraciones irreales que hagan que los inversores sospechen de ellas.

Puedes encontrar más información acerca de financiación en las startups en nuestras entradas:

¿Qué es un Business Angel?

http://abancainnova.com/opinion/que-es-un-business-angel-te-lo-explicamos-de-manera-sencilla/

¿Qué es el Venture Capital o Capital Riesgo?

http://abancainnova.com/opinion/que-es-el-venture-capital-o-capital-riesgo/

¿Cómo financiar tu startup?

¿Cómo financiar tu startup? Te contamos las posibilidades

▷ Nuevos canales en el Insurtech | Los Smartphones

Nuevos canales en el Insurtech: Los SmartphonesEl mundo asegurador ha estado siempre ligado a oficinas de grandes entidades, a negociaciones, arduos papeleos y trámites para poder dar de alta un nuevo seguro. Hasta hace poco no había ninguna alternativa para poder...