¿Qué es una prueba de concepto? La manera de trabajar con una corporate

Las pruebas de concepto son una de las mejores maneras de colaborar entre una startup y una corporate.

En nuestro programa de aceleración os hablamos que el objetivo del mismo es realizar una prueba de concepto con ABANCA. Pero es probable que no conozcas exactamente que es una prueba de concepto y por qué es buena para tu startup, así que trataremos de explicarlo en esta entrada.

¿Qué es una prueba de concepto?

Una Prueba de concepto (o PoC de ahora en adelante) puede interpretarse de varias maneras diferentes según el área, pero una descripción general es una implementación rápida de la propuesta de valor de la startup, para demostrar que existe un vínculo con la corporación y una promesa de un modelo de negocio sostenible. Es una manera de demostrar por parte de la startup que pueden ofrecer valor real a las empresas, más allá de una slide en la que se presente la misma.

El proceso de una prueba de concepto será más o menos complicado según el grado de complejidad de la tecnología, integración y la definición de la misma, pudiendo ser pruebas de concepto rápidas que se ejecuten en una o dos semanas, a pruebas más complejas, que requieran integrarse con las tecnologías de la corporate o empresa, pudiendo llevar meses en completarse.

Sin embargo, el objetivo en toda prueba de concepto, es el mismo: demostrar el potencial incremento de negocio que obtendría la corporate o empresa de establecer una alianza con la startup, ya sea en forma de inversión, acuerdo comercial, integración o adquisición.

Una implementación rápida de la propuesta de valor de la startup, para demostrar que existe un vínculo con la corporación y una promesa de un modelo de negocio sostenible.

¿Cómo funciona una prueba de concepto?

Intentar establecer un proceso único e igual para todas las startup, sería imposible, debido a las particularidades de cada caso, pero si que existen una serie de pasos o puntos clave a la hora de realizar una prueba de concepto: Definición, alcance, objetivo y expectativas.

Definición: Esta fase es realmente importante, ya que será la que siente las bases de la colaboración entre ambas partes. Esta es la fase que más se trabaja en nuestro programa de aceleración, y tiene por objetivo sentarse con las personas relevantes de las diversas áreas de la corporate, para tratar de encontrar un nexo común que una la propuesta de valor de la startup con las necesidades de la corporate.

En esta fase, es clave contar con los interlocutores adecuados, mentores en nuestro caso, que servirán de guía y de canal para conseguir definir una prueba de concepto que sirva para probar la propuesta de valor de la startup.

Alcance: Definir cuál será el impacto que tendrá la prueba de concepto servirá para poder estimar cuál será la carga de trabajo por parte de la corporate y de la startup, para poder ofrecer unos plazos de cara a la implementación, así como el número de clientes reales (en caso de salir al usuario final) a los que se impactará, y en qué fases.

Es muy importante en esta fase cuantificar de la manera más precisa posible los requisitos a alto nivel para la corporate, para implicar a las áreas correspondientes lo antes posible en el proceso de la prueba de concepto.

Objetivo: Establecer una serie de métricas clave a cumplir para poder dar por validada y terminada la prueba de concepto es clave.

Este apartado, muchas veces se descuida y es lo más relevante para saber si ha sido exitosa o no. Definir una serie de métricas clave a medir y monitorizar y unos objetivos de cumplimiento de las mismas es lo que servirá tanto por parte de  la corporate como de la startup para poder decir que la prueba de concepto ha sido un éxito o que es necesario pivotar o descartar futuras colaboraciones.

Ser claros, realistas y fijar unas métricas alcanzables, es parte clave en el éxito de una prueba de concepto.

Expectativas: Otro apartado crítico en una prueba de concepto es gestionar las expectativas de resultados y tiempos por ambas partes.

Las startups están acostumbradas a vivir en un entorno de incertidumbre en el que es necesario actuar con mucha rapidez para poder adaptarse y crecer, mientras que una corporación tiene una serie de mecanismos y procesos que es necesario seguir para poder ejecutar proyectos como una prueba de concepto. Es por ello que será necesario fijar bien las expectativas de tiempo para implementar la prueba de concepto desde un inicio, buscando siempre hacerlo de la manera más rápida posible, pero sabiendo que probablemente no será cosa de una semana. Además, es necesario poner en perspectiva los resultados. No se busca generar negocio desde el minuto 0, si no que el resultado debería ser demostrar que existe Product-Market-fit y Startup-Corporate-fit, para explorar más en profundidad los pasos siguientes.

Las fases de una prueba de concepto

Una prueba de concepto tiene que atravesar varias fases en su desarrollo para poder ejecutarse con éxito: Definición, preparación, ejecución y análisis. Todas son igualmente importantes y deben pasarse en orden para que la PoC, tenga éxito.

Será necesario fijar bien las expectativas de tiempo para implementar la prueba de concepto desde un inicio, buscando siempre hacerlo de la manera más rápida posible, pero sabiendo que probablemente no será cosa de una semana.

En la fase de definición, como os comentamos anteriormente, sirve para fijar el rumbo que seguirá la prueba de concepto. En la fase de preparación, se deben hacer las adaptaciones, desarrollos o conseguir los recursos necesarios para que la PoC pueda ejecutarse. Esto puede implicar movilizar recursos internos de la corporate, con lo cual, puede que esta fase consuma tiempo, pero es vital realizar una buena preparación de cara a la ejecución.

La ejecución, si se ha hecho una buena preparación, debería ser la parte más sencilla de una prueba de concepto, ya que únicamente será necesario monitorizar que funcione correctamente, o que se están haciendo las cosas como se debería.

Por último, está la fase de análisis de resultados, en la que se comprueba si los objetivos fijados en la fase de definición se han cumplido y cuáles serán los siguientes pasos a dar en la relación corporate-startup.

Las pruebas de concepto son una gran manera de demostrar el valor de una startup para una corporate de manera rápida, y gracias al programa de aceleración de ABANCA innova, las startups participantes tendrán la oportunidad de realizar este proceso acompañados por el equipo de ABANCA innova y HubIn, que les guiarán en este camino.

Puedes apuntarte en el siguiente enlace:

Artículos recientes que te podrían interesar

Arranca la 4ª edición de nuestro programa de intraemprendimiento

Arranca la 4ª edición de nuestro programa de intraemprendimiento

Más de 40 empleados y 5 externos buscarán solucionar los retos provenientes del Covid-19 en ABANCAUna de las actividades que más ilusión nos hace dentro de nuestras actividades de innovación es el Programa de intraemprendimiento. En él, 50 participantes, tendrán la...

Participamos en el Welcome Tomorrow Challenge de la UDC y Kelea

Participamos en el Welcome Tomorrow Challenge de la UDC y Kelea

Apoyaremos presentando un reto que los alumnos del máster de innovación y estrategia de la UDC nos ayudarán a resolver.Como solemos colaborar todos los años con la UDC, especialmente en el Máster de Innovación y Estrategia, este año hemos decidido apuntarnos a este...

Conoce a las 10 startups seleccionadas para nuestro programa

Conoce a las 10 startups seleccionadas para nuestro programa

Las 10 startups participarán en el bootcamp que se celebrará entre los días 26 y 30 de Octubre de manera remota.Hemos recibido muchas candidaturas para participar en la 4ª edición del programa para startups, provenientes de muchas partes diferentes del mundo, desde...