¿Qué es el Sandbox Regulatorio? Una oportunidad de innovación

El sandbox regulatorio es un espacio de experimentación para promover la innovación en los servicios financieros dentro de un entorno seguro. Este sandbox supondrá un avance en el desarrollo innovador de España y en la evolución de las fintech.

Los emprendedores verán en el sandbox una oportunidad para desarrollar nuevos productos y servicios financieros, y los inversores financiarán con mayor capital estos proyectos.

Para ABANCA este proceso es una oportunidad para apoyar sus actuales programas de emprendimiento y desarrollo de pilotos, en los que podrá capturar un mayor número de startups en las que invertir o convertirse en proveedor.

Pero, ¿qué es exactamente un sandbox regulatorio y cómo funcionará?

La palabra sandbox (caja de arena) se utiliza para definir un entorno de pruebas seguro. Empleado tradicionalmente en el mundo de los videojuegos y tecnología, este término ha sido adquirido también por esta nueva modalidad de testeo.

A través de la creación de un espacio aislado en el que no se afecte a un sistema principal, se pueden realizar pruebas de concepto o pilotos para testear nuevos productos, códigos y tecnologías. Para la implantación de estos sandbox hay que tener en cuenta el diseño y desarrollo de diferentes mecanismos de seguridad y la adaptación de la legislación y normativa vigentes.

Algunos países comenzaron, en los últimos años, a crear este tipo de espacios seguros para potenciar la innovación en las regiones con resultados muy exitosos. Las startups o spin offs que desarrollan nuevas tecnologías o modelos de negocio y que requieren un pequeño testeo antes de invertir grandes cantidades de financiación, se veían bloqueadas a la hora de tener que adaptarse a una legislación diseñada para las grandes empresas. Este nuevo espacio ayuda a que posibles grandes innovaciones se prueben de manera segura, validen sus modelos y no se queden encerradas en un cajón por la imposibilidad de salir al mercado.

Sistema británico como ejemplo de “sandbox” para tecnologías fintech

En 2015, el gobierno británico aprobó un sandbox regulatorio para startups centradas en el ámbito financiero. De esta manera, este tipo de empresas pudieron poner a prueba sus modelos ante el mercado para los que, en muchos casos, todavía no existe regulación vigente en la legislación.

Para conseguir estas ayudas, las startups deben aplicar al sistema de pruebas del gobierno. Éstos analizarían su tecnología y les ofrecerían unas guías para llevar el proceso y un asesoramiento individual sobre esta regulación. Muchas de las startups que se han podido aprovechar de esta oportunidad en Reino Unido usaban blockchain como sistema principal de su negocio.

Implantación en España

Según las previsiones este entorno de pruebas se pondrá en marcha durante este 2019. Una vez se apruebe la ley, comenzará un plazo de un mes para la presentación de solicitudes. Finalizado este plazo, se dispondrá de otro mes para la publicación del listado de las empresas admitidas por parte del Gobierno.

Esta implantación se percibe como una oportunidad para contribuir a la innovación en el sistema financiero del país. Se tendrán en cuenta proyectos para los que actualmente no existe regulación, con el fin de analizar el funcionamiento antes de implantar normativas legales.

El sandbox fintech español contará con una limitación temporal y de volumen de mercado, estableciendo, además, que la startup deberá contar con garantías financieras suficientes para cubrir los gastos en los que pueda incurrir el test durante un año.

Comparte si te gusta: