La guía de ideación para Startups. (O como tener ideas brillantes) (Parte 1)

por | Jul 26, 2018 | Opinión

Las ideas pueden presentarse de muchas maneras pero existe la creencia que deben ser una suerte de revelaciones, es decir, que tienen que surgir de la nada. En esta entrada veremos por qué eso no es así.

Los tipos de ideas

La idea espontánea

Una situación claramente reconocible para la mayoría de la gente cuando se pregunta por tener una idea es ese momento de inspiración en la ducha, conduciendo, mientras estás con amigos disfrutando de una cerveza, etc.

 De repente, una idea viene a tu cabeza. Piensas en ella y descubres que es una idea brillante, que podría solucionar el problema al que te estás enfrentando y que nadie lo ha pensado antes. Tienes tu idea y piensas que ya te vas a hacer millonario.

Una simple búsqueda en Internet desvela que alguien ya ha pensado lo mismo, que ya se ha hecho en algún otro país o que hay una empresa que lo intentó y fracasó. Pero tu idea es mejor y seguro que hay muchas cosas que se pueden mejorar. Dejas pasar el tiempo y empiezan a aparecer problemas que hacen que cada vez tengas menos confianza en tu propia idea, parece que quizás ya no sea la solución perfecta.

 Y es que las ideas espontáneas tienen mucha probabilidad de acabar en el cajón de las ideas abandonadas.

La idea interna

Llevas 5 años dentro de la misma empresa. Conoces al detalle todos los procesos, todas las operaciones que se realizan y el porqué de las mismas. Sin embargo, identificas una serie de fallos clamorosos que quedan en el limbo de las buenas ideas sin ejecutar.

 Pero la oportunidad está ahí. Además, conoces bien el sector y tienes contactos y recursos que te pueden ayudar a llevarlo a cabo. Tus compañeros piensan que es una buena idea, así que es el momento de empezar tu nueva aventura. Esta es una de las maneras más sencillas y comunes de empezar en el mundo del emprendimiento.

La idea deliberada

Sentarse en una mesa de una cafetería sin ninguna idea predefinida pero con las ganas de tener una y empezar por un camino que será difícil recorrer, es decir,  comenzar la casa por el tejado (sabiendo a dónde quieres llegar pero sin saber por dónde empezar), es una de las maneras más potentes de crear ideas. Tienes la motivación para ejecutar una idea, pero ¿cuál?

 Las dos primeras maneras de idear son realmente consecuencias del azar. Puede que hayas visto un anuncio que te haya inspirado o que de repente exista un proyecto en la empresa en la que trabajes que tú creas que podrías hacer mejor. En cambio la tercera es la más útil para una startup, ya que proporciona una base sólida para obtener una idea de negocio sobre la que construir una startup y aprovechar la energía y las ganas de los fundadores.

 En la siguiente entrada os daremos las guías para crear una startup de manera efectiva.

Descubre cómo va a afectar Blockchain a los seguros

El mundo de las aseguradoras está sujeto a muchas novedades debido a la presencia de nuevas tecnologías, entre ellas las redes de blockchain se posicionan como una de las que más posibilidades tiene de revolucionar el mundo de los seguros. ¿Por qué el blockchain...